El Auditorio del Hospital de Santiago ha acogido  la Conferencia-Debate bajo el título ‘Violencia sexual, respuesta social y violación en grupo’, organizada por la Concejalía de Igualdad, dentro de las actividades con motivo de la conmemoración del Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres, que ha contado con la presencia de la abogada Cristina Almeida Castro.

Como ha destacado la concejala del Área de Igualdad, Francisca Isabel Millán, la intención es abrir debate sobre la actualidad social en la que, desgraciadamente, está presente esta lacra. Pero, sobre todo, lo que se ha pretendido con este acto es crear conciencia y sensibilidad en la ciudadanía en este ámbito.

Por su parte, Cristina Almeida ha hecho hincapié en que en los tiempos en los que vivimos “falla la educación”, puesto que a su juicio no se recibe una educación adecuada en materia de sexualidad responsable. “La gente está aprendiendo de la pornografía, a través de Internet, y la pornografía genera una sexualidad agresiva para las mujeres. Todos quieren repetir lo que se está viendo y se creen que pueden dirigir la sexualidad de las mujeres”, ha comentado, añadiendo que así se están viendo todas estas agresiones sexuales en grupo.

Además, la popular abogada ha querido detenerse también en las últimas sentencias relativas a agresiones o violaciones en grupo, como por el ejemplo la de la Manada de Pamplona o recientemente la de Manresa. Al respecto, Almeida ha insistido en que no solo hay que cambiar la ley, sino también la mentalidad de los jueces y el resto de personas que tienen que aplicar la ley. “Las mujeres, cuando vimos la sentencia de la manada, es que no nos tuvieron que convocar, nos echamos a la calle”, ha recordado.

Así mismo, ha continuado diciendo que es esencial que el gobierno central se configure para comenzar a aplicar políticas dirigidas a erradicar la violencia hacia las mujeres, en todas sus manifestaciones.

De igual modo, la abogada ha indicado en que la educación en este ámbito tiene que iniciarse en edades tempranas y proseguir en edades más adultas, para evitar casos de violencia hacia a las mujeres. “España se ha convertido en el mayor consumidor de prostitución de Europa y eso significa una sexualidad muy determinada. Habría que darse una sexualidad en la que se eduquen nuestras emociones, para saber que todos tenemos derecho al placer, pero todo tiene que ser consentido”, ha resaltado.