La prestigiosa publicación científica “Food Chemistry” ha publicado los resultados del proyecto de I+D “NutraOleum”, cuyo fin es hallar nuevos procesos en la industria almazarera andaluza para la elaboración de nuevos productos de alto valor biológico con aplicaciones en salud humana. El estudio ha demostrado los beneficios para la salud cardiovascular humana del ácido maslínico y el ácido oleanólico, principales ácidos triterpénicos pentacíclicos de la aceituna, pero poco solubles en los aceites de oliva vírgenes bajo las condiciones habituales de procesado en las almazaras.

GEA Iberia forma parte del consorcio tecnológico que ha llevado a cabo el proyecto “NutraOleum”, desarrollado entre 2013 y 2014, junto a la cooperativa San Francisco de Asís de Montefrío (Granada); la empresa de ingeniería agrícola Agroinsur Ingenieros; la biotecnológica Elayotecnia; la empresa de análisis agroalimentarios Laboratorios CM Europa; y Acer Campestres, especializada en el sector de la producción y comercialización de aceites.

Rafael Cárdenas, director del Centro de Excelencia de Aceite de Oliva de GEA Iberia, se muestra muy satisfecho con los resultados obtenidos y explica que la multinacional ha aportado al proyecto su gran experiencia en ingeniería del sector de maquinaria agrícola especializada en el aceite de oliva. “Los proyectos de investigación y desarrollo gestionados por consorcios público/privados y las sinergias tecnológicas que proporcionan son la clave para definir el curso del sector oleícola en el futuro”, expresa.

El estudio, coordinado por el doctor Juan Antonio Espejo Calvo en colaboración de la empresa consultora granadina ICSA (Instituto para la Calidad y Seguridad Alimentaria), desarrolló un aceite de oliva virgen extra producido por la cooperativa San Francisco de Asís a partir de la variedad Chorreao de Montefrío, al que se le incorporó estas importantes biomoléculas naturales (ácidos maslínico y oleanólico), extraídas de la propia aceituna mediante una tecnología limpia, utilizando CO2 líquido generado en un sistema de fluidos supercríticos, perteneciente a la empresa tecnológica Elayotecnia. El aceite de oliva así enriquecido, fue suministrado a un grupo de 54 voluntarios sanos, en un ensayo clínico nutricional. Los voluntarios fueron reclutados por la unidad de investigación del Hospital Clínico San Cecilio de Granada.

Este tipo de ensayos clínicos nutricionales, poco habituales en España, fue realizado por primera vez en Granada por el Servicio Público de Salud de Andalucía, coordinado por FIBAO, y bajo la dirección de la doctora María Isabel Covas Planell. Después de varios años de estudio, las investigaciones han dado sus frutos, ya que han generado una información valiosísima pionera a nivel internacional, en el mundo de los aceites de oliva y la química de alimentos, la cual ha permitido comprender el metabolismo de estas dos biomoléculas del olivo y su funcionalidad sobre la salud cardiovascular humana. Los resultados han sido publicados en la prestigiosa revista científica “Food Chemistry”.

La colaboración estrecha de un equipo multidisciplinar formado por investigadores de FIBAO en Granada, del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INYTA) de la Universidad de Granada y del Departamento de Investigación en Riesgo Cardiovascular del Instituto del Mar de Investigaciones Biomédicas de Barcelona (IMIM), junto con las empresas patrocinadoras del ensayo clínico pertenecientes al Consorcio “NutraOleum”, ha permitido alcanzar estos magníficos resultados científicos.

El consorcio tecnológico “NutraOleum” abordó otras temáticas tecnológicas además del ensayo clínico nutricional, que consistió en estudiar las diferencias en la composición química de las variedades de olivo de la Denominación de Origen “Poniente de Granada” (picual, hojiblanca, picudo, Lucio, Chorreao de Montefrío, etc), estudiar nuevos sistemas de molturación de aceites con deshuesado previo, nuevos sensores para seguimiento de procesos en la almazara con tecnología NIR, y nuevos procedimientos industriales de enriquecimiento de aceites de oliva con fenoles y ácidos triterpénicos de la propia aceituna, utilizando la tecnología de “Deconstrucción de la aceituna por procedimientos mecánicos” e incorporación selectiva de extractos de estas biomoléculas de la aceituna a los aceites de oliva.

Resumen del hallazgo científico

Hasta la fecha, no se conocía cómo se metabolizaban el ácido maslínico y el ácido oleanólico en las ingestas dietéticas normales en humanos, y por otra parte, la información sobre las funciones de estas biomoléculas en el cuerpo humano ha sido muy escasa en la literatura científica. En el proyecto de investigación “NutraOleum” se ha evaluado de forma clínica con humanos, la velocidad de metabolización (farmacocinética) de estos dos triterpénicos del olivo después de la ingestión de aceites de oliva enriquecidos a dos concentraciones de estas biomoléculas, una alta y otra baja, y además, se ha estudiado el efecto de estos triterpénicos sobre la función endotelial, la cual ayuda a preservar la salud de los vasos sanguíneos y prevenir la arteriosclerosis. El ensayo clínico realizado sobre un diseño estadístico dosis-respuesta doble ciego, aleatorizado y cruzado sobre la intervención nutricional en adultos sanos con aceites enriquecidos con estas dos biomoléculas, se observó tras el ensayo, que tanto el ácido maslínico y el ácido oleanólico aumentaron en fluidos biológicos en una forma dependiente de la dosis. La biodisponibilidad del ácido maslínico fue mayor que la del ácido oleanólico, y el consumo de estos triterpénicos pentaclíclicos, se asoció con una función endotelial mejorada. Esta es la primera vez que se realiza a nivel mundial este estudio de la farmacocinética del ácido maslínico y los efectos sobre la función endotelial in vivo en seres humanos.

Estos resultados nos abren la puerta a solicitar, en un futuro próximo, una alegación de salud de los aceites enriquecidos con ácidos triterpénicos para la mejora de la función endotelial humana. Por otro lado, gracias a este estudio, se conoce por primera vez la farmacocinética del ácido maslínico en humanos, lo cual servirá de base para estudios de estas biomoléculas del olivo en otras funcionalidades para la salud como la investigación contra el cáncer.

NutraOleum se ha realizado a través del programa Feder Interconecta, cofinanciado por CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológicos Industrial) y la Junta de Andalucía a través de Fondos FEDER de la Unión Europea.