La concejala de Urbanismo y Obras, María del Carmen García, ha visitado esta mañana las obras que se están acometiendo en las calles Cristo del Gallo, Ariza y Camino Ancho, que tendrá un periodo de ejecución de dos meses y una inversión municipal de 105.000 euros.

Esta intervención, ha concretado la edil, está motivada porque la red de saneamiento es, actualmente, incapaz de absorber una gran cantidad de agua, debido a su escasa dimensión, en momentos de lluvia. “Esta zona de la ciudad recoge una gran cantidad de pluviales superficialmente, suele entrar una carga cada vez que se producen lluvias y el agua se desborda por los imbornales”, ha indicado.

INFORMACIÓN SOBRE LA OBRA
La concejala del Área de Urbanismo y Obras ha detallado que esta actuación contempla la instalación de una de una red de pluviales, en las calles Cristo del Gallo y calle Ariza. Así mismo, se ejecutarán diez pozos y veinte imbornales nuevos, y se acometerá al pozo existente en la calle Ariza.

Por otro lado, con la obra se ampliará la sección del saneamiento en el tramo comprendido entre la calle Ariza y el Camino Ancho, y, además, está prevista la renovación de los dos pozos existentes.

La intención, ha concluido diciendo García, es dar solución a una demanda de los vecinos residentes en esta zona de la ciudad e ir mejorando progresivamente la obsoleta red de infraestructuras de la ciudad, como se ha venido haciendo, con más énfasis, en estos últimos cinco años.