“La Junta de Andalucía admite el hundimiento en la calidad del servicio de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en la provincia de Jaén en el primer año de funcionamiento con PP y Ciudadanos en el Gobierno”, aseguran desde el PSOE de Jaén.

En concreto, según los datos oficiales aportados por la propia Junta, el número de vehículos en espera en las estaciones de la provincia “se quintuplicó entre el año 2018 y el año 2019”. En 2018, las 8 estaciones sumaban 5.670 vehículos en lista de espera, mientras que en 2019 la cifra “se disparó hasta los 29.414 vehículos”, un incremento “verdaderamente salvaje”.

La coordinadora del Grupo Parlamentario Socialista, Ángeles Férriz, advierte del “hundimiento calculado y progresivo” que sufre este servicio desde que las derechas han entrado a gobernar en Andalucía y alerta de que “la estrategia de PP y Ciudadanos está bastante clara, porque sigue los patrones habituales de la derecha allí donde gobierna”.

“Meten sus zarpas en un servicio público eficiente y de calidad, deterioran su funcionamiento y acaban abriendo la puerta a la privatización de la empresa pública, en este caso Veiasa”, apunta.

Férriz recuerda que a finales del año pasado, a las puertas de la campaña de la aceituna, ya empezó a vivirse una situación crítica “con el colapso de todas las ITV de la provincia de Jaén”, lo que motivó “no sólo la desesperación de los conductores y de los agricultores, sino que incluso obligó a muchos de ellos a acudir a otras comunidades autónomas para poder pasar la revisión”.

La parlamentaria socialista ve especialmente “terrible” la evolución negativa de estaciones como la de Jaén, que pasó de tener 546 vehículos en espera en 2018 a la “barbaridad” de 7.644 vehículos en 2019; la estación de Andújar, que pasó de 252 vehículos a 2.940; la de Úbeda, que pasó de 1.680 vehículos a 5.040; o la de Martos, que se ha disparado desde 252 hasta 2.940. “El deterioro del servicio salta a la vista y ni siquiera la Junta se preocupa de desmentirlo. En apenas un año, han estropeado un servicio modélico y rentable con fines inconfesables”, señala.

Férriz garantiza que el PSOE “va a defender con uñas y dientes este servicio público y a todos sus trabajadores y trabajadoras, porque buena parte del mérito de esta empresa es suyo y por lo tanto no se merecen esta incertidumbre y, desde luego, no se merecen que la Junta quiera deshacerse de ella y hacer negocio”.

“Veiasa tiene que seguir siendo pública y tiene que contar con los recursos humanos suficientes para continuar desarrollando su labor con eficiencia. No vamos a tolerar recortes, no vamos a tolerar que se escatime en contrataciones, como ya ocurrió el año pasado, y no vamos a tolerar que se privatice”, sentencia.
En este punto, avisa de que el PSOE estará “muy vigilante” con lo que ocurra en los próximos meses, en los que continuará la evolución hacia la nueva normalidad después del Estado de Alarma y en los que habrá que ver “qué planes tiene la Junta en relación a las ITV y a los atrasos que ya se estaban generando desde antes de la pandemia”.
En lo que se refiere al resto de estaciones, Alcalá la Real ha pasado de tener en 2018 una lista de espera de 980 vehículos a 2.744 en 2019; Guarromán ha pasado de 1.540 a 3.920; Beas de Segura, de 280 a 2.520; y Quesada, de 140 a 2.170.