La alcaldesa de Úbeda, Antonia Olivares, y la concejala de Urbanismo y Obras, María del Carmen García, han visitado esta mañana la intervención de la rehabilitación del cerramiento por la calle Sagasta y construcción de acceso al tendido alto de la Plaza de Toros, que ha contado con un presupuesto de 80.000 euros.

La actuación se ha realizado, ha recordado la regidora local, gracias al programa de Escuela Taller y personal municipal, con la intención de evitar el peligro de derrumbe del muro que existía hacia Sagasta, que contaba con escaso valor histórico, como acreditó en su momento el informe arqueológico municipal que se remitió a la Delegación de Cultura.

Así las cosas, la intervención en este espacio monumental comenzó con la demolición del muro comentado anteriormente, que fue sustituido por un elemento más permeable, evitando de esta manera la ocultación de la “valiosa segunda portada del XVI, que pertenece al antiguo Convento de San Nicasio”.

Como ha continuado explicando Olivares, se ha implantado un nuevo cerramiento en lugar del muro, constituido por un zócalo bajo sillería y sobre él una reja de forja artística realizada por artesanos locales, concretamente por forja Tiznajo, una misma reproducción que da continuidad a una ya colocada anteriormente en otro tramo del coso.

Por otro lado, la obra realizada ha contado con la construcción de un nuevo volumen, para dotar a la plaza de una nueva escalera de acceso al graderío alto, “una escalinata totalmente necesaria para la evacuación del público de los graderíos superiores”.

“Se trata de un elemento completamente nuevo, realizado con materiales actuales, para que se distinga la parte original del edificio de la nueva, siguiendo así todas las recomendaciones y cautelas en la rehabilitación de edificios de este tipo”, ha subrayado, al tiempo que ha reconocido que se trata de un guiño estético que emula al aspecto de un burladero, realizado sobre zócalo de piedra y paneles color burdeos.

En la zona baja de la escalinata se han ubicado los aseos, ocho en total, cuatro de ellos para mujeres siendo uno de ellos indicado para personas con movilidad reducida y otros cuatro para hombres siendo también uno de ellos destinado a personas con movilidad reducida.

La alcaldesa ha concluido resaltando el excelente trabajo realizado por el alumnado de la Escuela Taller, encargado de la ejecución de la intervención, así como la labor del monitor de la escuela y su directora. “Han realizado unos trabajos de extraordinaria calidad de los que verdaderamente hemos de sentirnos orgullosos”, ha resaltado.

La actuación se completará con la realización de una barandilla artística de forja, realizada también por Forja Tiznajo, que se ubicará en las escaleras de acceso al graderío alto y que sustituirá a la actual.