El Partido Popular de Jaén ha mostrado su satisfacción porque el Parlamento andaluz ha aprobado por unanimidad la PNL presentada por el Grupo Popular para la conservación del Puente Ariza. De este modo, el gobierno andaluz instará al Ministerio de Cultura para que declare Bien de Interés Cultural esta joya renacentista de Andrés de Vandelvira. Además, el Gobierno de la Nación, como titular propietario del puente de Ariza y conforme a lo dispuesto en la Ley de Patrimonio Histórico Español y en la Ley de Patrimonio Histórico Andaluz, bien de forma directa o bien a través de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, debería acometer con carácter de urgencia las labores de conservación y mantenimiento necesarias para evitar su continuo deterioro.

 

Por otro lado, dado el gran valor patrimonial del Puente Ariza, resulta imprescindible su traslado para su conservación ahora que, tras la bajada del nivel del agua, ha quedado al descubierto. Para ello el gobierno de Sánchez deberá actualizar el Proyecto Técnico de Traslado, Conservación y Puesta en Valor del Puente de Ariza que se realizó en 1997 con motivo de la puesta en funcionamiento de la Presa de Giribaile en el año 1998, y asumir la financiación que sea necesaria para la ejecución del proyecto. Este punto, según ha explicado la diputada autonómica del PP de Jaén, Ángela Hidalgo, “es esencial puesto que ya existe un informe de septiembre de 2019 que determina que la conservación del puente en la situación actual es inviable”. Por eso, y dada la trascendencia, “también pedíamos en la PNL una estrecha colaboración por parte de la consejería de Cultura porque no pretendemos hacer guerras ni entrar en juicios de competencias sino simplemente no perder un legado patrimonial tan importante”.

 

El Puente de Ariza fue construido en el siglo XVI para comunicar la ciudad de Úbeda y la Loma con Castilla, a través del Camino Viejo de Toledo. Hasta 1997 fue utilizado para salvar el río Guadalimar y por él transitaba la carretera A-301 que discurre hasta la ciudad de La Carolina. Durante más de 400 años, el Puente de Ariza ha sido el elemento indispensable de unión entre dos regiones y además se ha erigido en un gran monumento, no sólo por la traza que le imprime el sello de quien lo diseñó sino también por sus múltiples elementos que lo convierten, a día de hoy, en un ejemplo singular en la provincia de Jaén.

 

Como consecuencia de la entrada en funcionamiento del embalse de Giribaile, este puente quedó sin uso e inexplicablemente sumergido bajo sus aguas pero ahora, debido a la sequía y el descenso del nivel de agua del pantano ha emergido dejando al descubierto su grave deterioro y “si no se retira del lecho del pantano a la mayor brevedad y urgencia posible, se derrumbará”. Por eso, ha finalizado Hidalgo, “este es el mejor momento para actuar y tomar las medidas necesarias tendentes a su conservación y protección y, para ello resulta, a todas luces, necesario trasladar el Puente de Ariza a una nueva ubicación”.