El Hospital ‘San Juan de la Cruz’, de Úbeda, en el Área de Gestión Sanitaria Nordeste de Jaén, está desarrollando diversas medidas de mejora en humanización de cuidados a pacientes ingresados y aislados por Covid-19, con el objetivo de mejorar su estado de salud y propiciar su comunicación con el exterior.

Entre las medidas implantadas desde el inicio de la pandemia se encuentra el uso de tabletas para favorecer llamadas a familiares, atención cercana a la persona ingresada, las llamadas desde el control de Enfermería durante la jornada para mantener contacto el máximo tiempo posible con el paciente, llamadas a los familiares para ofrecer información sobre el estado del paciente, así como entrega de material de lectura a usuarios, musicoterapia y entrega de cartas que llegan al centro sanitario a través de asociaciones y ciudadanía animando a los enfermos en su recuperación.

“Estas medidas pretenden ofrecer la mejor atención posible durante su estancia a los pacientes ingresados. Hasta el momento hemos recibido cartas de agradecimiento y menciones sobre el trato recibido, así como la realización de gestiones como la asistencia en ayuda domicilio que le hemos gestionado a sus padres mayores, entre otras”, ha señalado el director gerente del centro sanitario, Jesús De La Paz.

Según la OMS el cuidado humanizado basado en valores, enfocado al mundo sanitario, se refiere al profesional de enfermería en todo lo que realiza para promover y proteger la salud, la enfermedad y garantizar el ambiente que favorezca una vida sana y armoniosa en los ámbitos físicos, emotivo, o social.

“Desde el inicio de la pandemia, nos propusimos el reto de seguir valorando a los pacientes desde su esfera bio-psico-social y no meramente atendiendo a la enfermedad” ha destacado Verónica Cárdenas, supervisora de planta del Hospital de Úbeda, que enfatiza en el trabajo realizado desde la Dirección de Enfermería para potenciar el seguimiento y humanización a pacientes.

En este sentido ha señalado que se realiza, en la entrevista y valoración inicial de los pacientes, un acercamiento a su situación personal, y la de sus familiares, para abordar aspectos como el temor, ansiedad, dependencia, o situaciones de duelo, soledad o desorientación.

“Se trata de un trabajo conjunto por parte de un equipo multidisciplinar (médicos internistas, neumólogos, psiquiatras, rehabilitadores, fisioterapeutas, intensivistas, Medico y enfermera Preventiva, trabajadoras sociales), que busca ir más allá de la situación de salud física, y motivar al paciente para su pronta recuperación”, ha incidido Cárdenas