Salud y Familias ha puesto en marcha en la provincia de Jaén el segundo Equipo de Atención a la Mujer y Familia dependiente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), en este caso concreto en el Área Jaén Nordeste, dirigido a ofrecer desde el ámbito sanitario un nuevo recurso especializado para la asistencia de mujeres víctimas de violencia de género, y que estará disponible a partir del 1 de diciembre.

Este dispositivo ha iniciado su andadura integrando tanto a la asistencia primaria como hospitalaria, con el objetivo primordial de prestar una cobertura integral y personalizada a mujeres que sufran este tipo de violencia y a las personas que dependan de ellas (niños y niñas, personas mayores…) a través de profesionales de referencia que se centran en la detección precoz, atención integral e intervención inmediata.

El equipo está formado por una Trabajadora Social y dos Enfermeras, que se va a ubicar en Úbeda, desde donde se desplazará a los diferentes municipios de esta demarcación sanitaria. De esta forma, se incrementa la atención a las víctimas que acuden a los centros sanitarios en las zonas rurales, con un mayor número de recursos para el acompañamiento, información y asesoramiento, en coordinación con el resto de las instituciones locales.

“Esta atención integral personalizada a través del SAS ayuda a las víctimas a mejorar considerablemente su calidad de vida, ya que refuerzan su derecho a la información, atención sanitaria, protección y seguridad, a partir de una acción pública integral y coordinada desde el sistema sanitario público”, ha señalado el director gerente del Hospital ubetense, Jesús De la Paz.

Equipos multidisciplinares y diferenciados

El SAS anunció el pasado enero la creación de equipos multidisciplinares especializados en la atención frente a la violencia de género en un esfuerzo por establecer estrategias para dar respuesta a las medidas del Pacto de Estado emitidas en el mes de diciembre de 2017 por el Gobierno central y a lo recogido en la II Estrategia nacional para la erradicación de la violencia sobre la mujer 2018-2022, donde se indica la necesidad de “fomentar la creación de unidades o equipos clínicos interdisciplinares y diferenciados en los centros sanitarios”.

Así, en Andalucía se ha realizado un análisis de situación de los protocolos, circuitos y recursos locales existentes en el ámbito sanitario para garantizar una correcta integración de los equipos en la comunidad autónoma. Del resultado del análisis, se ha deducido la necesidad de modificar el protocolo andaluz para la actuación sanitaria ante la violencia de género, así como sus algoritmos de actuación y circuitos de coordinación. Es la Escuela Andaluza de Salud Pública la encargada de coordinar dicha modificación con la participación de miembros de la Red andaluza de formación contra el maltrato a las mujeres (Red Formma).

De la misma manera, son las responsables provinciales de esta red las que se han ocupado de tutorizar técnicamente la implantación del proyecto en las diferentes provincias.