La Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, a través del Servicio Andaluz de Empleo (SAE), destina 2,94 millones de euros a 17 entidades de la provincia de Jaén para desarrollar, a través de 68 técnicos, -y a través de 23 unidades- los programas de orientación profesional y acompañamiento a la inserción laboral de la red Andalucía Orienta. Concretamente, hay 13 entidades de ámbito provincial que gestionarán 18 unidades, a las que se suman 4 entidades (al frente de 5 unidades) concedidas a entidades de ámbito multiprovincial, es decir, con sedes en varias provincias andaluzas.

Han resultado adjudicatarias la Asociación Integración y Desarrollo Comunitario Avance, Aprompsi, Aprosoja, Fejidif, la ADR Sierra Mágina, la Diputación Provincial de Jaén y los ayuntamientos de Alcalá la Real, Alcaudete, Andújar, Bailén, La Carolina, Torredonjimeno, Úbeda. Las entidades multiprovinciales son: Faisem, Fundación Proyecto Don Bosco, Inserta Empleo (de la Fundación ONCE) y Acción Laboral. En estas unidades se atenderá a personas desempleadas de toda la provincia de Jaén en general y 7 de ellas van a prestar especial atención a colectivos en riego de exclusión (que será el colectivo objetivo de las unidades de Avance y Proyecto Don Bosco) y a las personas con discapacidad (destinatarios de las unidades que van a gestionar Aprompsi, Aprosoja, Fejidif, Faisem y ONCE). Dentro de estas últimas unidades las hay especializadas en la atención a los distintos tipos de discapacidad: física u orgánica, sensorial e intelectual y psíquica.

El delegado territorial de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo, Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, Francisco Joaquín Martínez, ha destacado la firme apuesta de la Junta por este programa. “Es vital realizar una buena orientación laboral, personalizada, adaptada al perfil de cada persona desempleada para aumentar y mejorar sus oportunidades de conseguir un empleo”, ha recalcado. En esta línea, ha matizado que “en un mercado laboral tan afectado por la pandemia del Covid-19, se hace más necesaria una adaptación, en este contexto nuevo complejo la orientación es básica, un acompañamiento especializado es fundamental para desarrollar las actitudes de cada persona, motivarle y ayudarle en su proceso de búsqueda activa de empleo para conseguir el mejor resultado posible”.

La Consejería de Empleo financia el funcionamiento de estas 23 unidades de orientación que gestionan las entidades colaboradoras de la red, y a las que se suman las específicas del SAE (19 unidades atendidas por 42 profesionales). En ellas se prestan servicios de asesoramiento y acompañamiento intensivo en el proceso de búsqueda de empleo, a través de itinerarios personalizados de inserción (IPI). Se realiza una atención técnica y un seguimiento individualizado de las personas desempleadas participantes, a las que a su vez se les deriva a otras políticas de empleo para facilitar la adquisición de competencias profesionales.

Estas ayudas respaldan proyectos de 14 meses de duración (hasta febrero de 2022) cubriendo los costes salariales y de Seguridad Social de los técnicos que trabajan en las entidades colaboradoras, con cuantías de hasta 32.135,39 euros por año y profesional para titulados superiores y de 26.474,72 en el caso de personas con titulación de Formación Profesional. También financian la contratación de personal de apoyo administrativo, con una cuantía máxima de 22.494,78 euros por año y trabajador. En ambos casos, el servicio prestado es a jornada completa.

Programa Andalucía Orienta
La red Andalucía Orienta está compuesta de unidades de orientación distribuidas por las ocho provincias, desde las que se gestionan los programas de orientación y acompañamiento a la inserción laboral, teniendo como marco de procedimiento el Itinerario Personalizado de Inserción. Las unidades se componen de un equipo técnico específico para cada programa, pudiendo también contar con personal de apoyo. Están dirigidas a la atención de personas desempleadas en general o a colectivos con necesidades especiales, como personas en riesgo de exclusión o con discapacidad.