El Hospital ‘San Juan de la Cruz’ de Úbeda, perteneciente al Área de Gestión Clínica Nordeste de Jaén, está desarrollando sesiones formativas sobre violencia de género, en colaboración con el equipo de profesionales del equipo de Atención a la Mujer y Familia.

 

La primera sesión ha sido a cargo de Sara Castilla Liranzo, Juez de Primera Instancia del Juzgado de Instrucción Nº 1 de Úbeda, y por David Ocaña Rojo, Fiscal de Violencia de Género de Úbeda. A este encuentro han asistido profesionales de diversas categorías de todos los centros de salud del Distrito Sanitario de Úbeda, así como del Hospital ‘San Juan de la Cruz’, (médicos de familia, facultativos de urgencias, pediatras, trabajadoras sociales, enfermeras, matronas, y personal del servicio de atención a la ciudadanía).

 

Yolanda Torrico Linares, subdirectora médica del área sanitaria, ha resaltado “la importancia de un correcto manejo del problema de la violencia de género en el ámbito sanitario”, y ha agradecido “la colaboración por parte de la jueza y el fiscal encargados de impartir la sesión”.

 

Durante la cita se han abordado temas como la cumplimentación de los partes de lesiones que realizan los facultativos, la posibilidad de emitir comunicaciones a la fiscalía en aquellos casos en los que no exista parte, pero haya otras evidencias, la seguridad de los profesionales durante el procedimiento de información a la fiscalía, el funcionamiento de los juicios rápidos, la atención a las víctimas menores de edad y sus declaraciones, entre otros. Los participantes han valorado muy positivamente el acto, “de manera que se abre una vía muy interesante para mejorar los conocimientos del personal sanitario en este tema tan complejo e importante”, ha incidido Torrico.

Comisión Interdisciplinar

Salud y Familias ha puesto en Jaén Nordeste el Equipo de Atención a la Mujer y Familia dependiente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), dirigido a ofrecer desde el ámbito sanitario un nuevo recurso especializado para la asistencia de mujeres víctimas de violencia de género.

 

Este dispositivo ha iniciado su andadura integrando tanto a la asistencia primaria como hospitalaria, con el objetivo primordial de prestar una cobertura integral y personalizada a mujeres que sufran este tipo de violencia y a las personas que dependan de ellas (niños y niñas, personas mayores…) a través de profesionales de referencia que se centran en la detección precoz, atención integral e intervención inmediata.

El equipo está formado por una Trabajadora Social y dos Enfermeras que, ubicado en Úbeda, desde donde se desplaza a los diferentes municipios de esta demarcación sanitaria. De esta forma, se incrementa la atención a las víctimas que acuden a los centros sanitarios en las zonas rurales, con un mayor número de recursos para el acompañamiento, información y asesoramiento, en coordinación con el resto de las instituciones locales.

“Esta atención integral personalizada a través del SAS ayuda a las víctimas a mejorar considerablemente su calidad de vida, ya que refuerzan su derecho a la información, atención sanitaria, protección y seguridad, a partir de una acción pública integral y coordinada desde el sistema sanitario público”, ha señalado el director gerente del Hospital ubetense, Jesús De la Paz.

Así, en Andalucía se ha realizado un análisis de situación de los protocolos, circuitos y recursos locales existentes en el ámbito sanitario para garantizar una correcta integración de los equipos en la comunidad autónoma. Del resultado del análisis, se ha deducido la necesidad de modificar el protocolo andaluz para la actuación sanitaria ante la violencia de género, así como sus algoritmos de actuación y circuitos de coordinación. Es la Escuela Andaluza de Salud Pública la encargada de coordinar dicha modificación con la participación de miembros de la Red andaluza de formación contra el maltrato a las mujeres (Red Formma).