El patrimonio arqueológico de la provincia en materia íbera y romana amplía su catálogo con la incorporación a la exposición permanente del Museo Arqueológico situado en Linares de la escultura de una mujer hallada en Cástulo en el mes de septiembre. Una presentación en la que ha participado el delegado territorial de Turismo, Cultura y Deporte, José Ayala, acompañado por el director del Conjunto Arqueológico de Cástulo, Marcelo Castro.

“Los tesoros que Cástulo va descubriendo sitúan a la ciudad íbero romana y, por ende a la provincia de Jaén, a la vanguardia del patrimonio íbero”, ha señalado el delegado. En el mismo sentido, José Ayala ha hecho hincapié en el “acercamiento de la cultura a la sociedad, ampliando el importantísimo catálogo de piezas que ya de por sí atesora el Museo Arqueológico con esta escultura de reciente hallazgo que va a estar ahora disponible para que todos los visitantes puedan admirarla, ocupando su lugar definitivo en el patio cubierto y situada para ser vista desde la entrada”. La estatua, de cuerpo de mujer y sin cabeza, está tallada en mármol, mide 1,35 metros de altura y pesa más de 250 kilogramos de peso. Su descubrimiento fue posible gracias a las obras de mejora medioambiental y de infraestructuras que la Junta de Andalucía, a través de los fondos de la Inversión Territorial Integrada (ITI), ejecuta en el enclave y que cuenta con un presupuesto de 520.000 euros.

La Dama de Cástulo representa un modelo ideal de belleza donde la túnica y el manto la cubren desde los pies hasta la parte superior, dejando traslucir los detalles de su anatomía. Esta escultura sigue las pautas de representación características de las mujeres de la dinastía Julio-Claudia, en especial de la emperatriz Livia Drusilla, que fueron imitadas por otras mujeres poderosas en Roma y en todo su imperio. “La desconocida dama de Cástulo tiene sus paralelos más cercanos en las esculturas de Eumachia y Fundillia, procedentes de Pompeya y Nemi, respectivamente”, ha explicado el delegado. Siguiendo criterios estilísticos, los profesionales han datado esta escultura de Cástulo en el siglo I d.C., probablemente en la primera mitad de esa centuria, pero el contexto de hallazgo corresponde a finales del siglo IV o inicios del V d.C. En ese tiempo se encontraban ya abandonadas y en ruinas las termas donde ahora ha sido hallada la imagen, en el interior de una pequeña piscina. Dichas termas estuvieron situadas en el margen de una de las vías de acceso a Cástulo, en un ambiente suburbano, la llamada necrópolis de Puerta Norte o Argentaria.

La inclusión de la llamada “Dama de Cástulo” en el Museo Arqueológico ha propiciado la programación de una serie de actividades para dar a conocer su figura, especialmente entre los más pequeños como el taller “Buscando los colores de Valeria, una noble dama”, donde el público infantil coloreará una réplica en escayola de esta escultura.

El yacimiento arqueológico de Cástulo sigue descubriendo extractos de historia que ayudan a configurar el pasado de la provincia jienense. Cabe recordar que, en el año 2020, los arqueólogos localizaban una cabeza de mármol anterior al siglo IV y que podría corresponder a una figura del dios Marte o la diosa Minerva. Fue en 2012 cuando se descubría el Mosaico de los Amores, elegido uno de los hallazgos arqueológicos del año, y en 2014 aparecía una patena de vidrio, también del siglo IV, con la imagen de Cristo. El delegado ha concluido esta presentación recordando el trabajo de la Consejería a la hora de “seguir situando a la provincia de Jaén como la mejor embajadora a nivel mundial de la cultura íbera”.